Big Data

Parecería lógico, hoy en día, hacerse la siguiente pregunta: ¿vivimos para crear datos? Nuestra organización de vida actual acelera esta impresión. Sentimos de manera profunda la famosa « infobesidad », superproducción de datos, que nos amenaza en nuestras decisiones, perspectivas, proyectos, relaciones, etc. Si miramos a nuestro alrededor esta impresión adquiere aún un mayor relieve.

Conviene por lo tanto aceptar que existen todavía más datos disponibles que emanan de la actividad de la empresa (Cloud Computing), de los ciudadanos en sus relaciones con la Administración, de las redes sociales, de los satélites de vigilancia, de la navegación en Internet, de las compras efectuadas con nuestras tarjetas de crédito, de la geo-localización de los smartphone, del tráfico aéreo, de los semáforos, del consumo de la luz, del agua, del diálogo entre las máquinas, etc. Esta información en cantidad se llama Big Data. Resulta difícil para los sistemas tratarla, almacenarla y analizarla en su conjunto.

En la actualidad existe una definición memo-técnica que se refiere al Big Data que permite definir este fenómeno: las 5 V

1 V como Volumen = gran volumen de datos

2 V como Variedad= orígenes muy diversos de estos datos

3 V como Velocidad = estos datos evolucionan y se actualizan a cada instante

4 V como Valor: se trata de nuevas fuentes de riqueza para las empresas que sabrán sacarle partido

5 V como Veracidad: fiabilidad de los datos

Hoy en día, esta definición se ha ampliado aún más: se habla más de « gestión Big Data » para dar la importancia que han adquirido estos datos en el universo de la empresa. Se ha convertido en un modo de decisión, un activo estratégico para diferenciarse de la competencia: gracias a estos datos que se  transforman rápidamente en informaciones, los Managers son capaces de tomar las mejores decisiones y crear un valor añadido. Por lo tanto, el Big Data implica una reversión total del paradigma en el modo de organización de la empresa, convirtiéndose esta última en « data-centric », es decir guiada por los datos.

¿Una Revolución económica? Algunos consideran que el Big Data es una verdadera revolución industrial porque nos encontramos en presencia de un verdadero cambio radical que se generaliza a todos los sectores económicos: el dato actúa como la materia prima, las tecnologías actúan como las herramientas de producción y el resultado es un cambio de paradigma en la manera de organizar las empresas y de generar valor en todos los campos de la economía. Se trata de una comparación osada y quizás excesiva pero que traduce de manera exacta el impacto global del Big Data y su naturaleza.

En las empresas han aparecido nuevas profesiones que se dedican a la explotación de estos datos.

Es, particularmente con la aparición del Cloud, que el Big Data conoce un desarrollo acelerado: asociando los datos en la nube y democratizando el acceso a las empresas al almacenamiento y al tratamiento de cualquier tipo de datos, el Cloud ha creado las condiciones idóneas para una generalización del Big Data.

La aparición de tecnologías de tratamiento adaptadas es el último factor tecnológico que ha permitido que el Big Data despegara.

Los usos de Big Data en 2014 :

En marketing, todo el sector se ve renovado: el Big Data permite efectivamente a los profesionales conocer a sus clientes « a 360° », es decir a la vez mediante su navegación por Internet pero también por sus compras o sus preferencias anunciadas en las redes sociales.

En la dirección de empresa,

Los usos son igualmente numerosos y portadores de innovaciones: asegurando una circulación inmediata y generalizada de la información sobre la actividad, el Big Data deja entrever una optimización completa de los procesos y de los recursos profesionales.

En la información,

Simplemente, tanto como si es corporate o todo público, el tratamiento de la información con Big Data ha modificado profundamente la situación anterior: para un requerimiento cualquiera se puede, a partir de ahora, acceder a un cruce de informaciones muy dispares que emanan de fuentes hasta hoy descuidadas.

Nos damos cuenta que el Big Data ha tenido por lo tanto un efecto profundamente novedoso sobre numerosas actividades: ha abierto nuevos campos de exploración teniendo como resultados informaciones y funciones inauditas. Y más allá, el Big Data ha permitido crear íntegramente nuevos servicios, nuevas filiales fundadas sobre datos inexplorados hasta hoy.

Sin embargo, el sector que deposita sus mayores esperanzas en el Big Data es probablemente el de la salud, donde las perspectivas en investigación pero también en la adecuación de las medicinas son importantes. Se trata, por cierto, del ámbito de exploración original del Big Data ya que es en el campo de la genética donde los primeros experimentos han tenido lugar.

Ciertamente, Big Data es una apuesta importante para las empresas en los próximos años. Las más innovadoras y creativas van a vivir mejor y van a mejorar los resultados y sus maneras de trabajar.

Para muchos, el interés del Big Data se concentra en sus capacidades predictivas. Éstas, se construyen alrededor de correlaciones de series de datos… el Big Data es una gigantesca fábrica de convergencias, no buscamos el por qué pero un conjunto de datos cruzados que serán suficientes para poner en marcha un estrategia de empresa, por ejemplo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando aceptará nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies